El caza P-47 “Miomo”

El caza P-47 “Miomo”

Era el 6 de abril de 1944, el teniente de la fuerza aérea estadounidense, J. Ray Donahue volaba a los mandos de su aparato, un cazabombardero Republic P-47 Thunderbolt, rumbo a Italia.

Había despegado horas antes de la base aérea de la isla de Córcega con la misión de bombardear un importante viaducto bajo control alemán. Lo que parecía ser una misión rutinaria en el frente italiano, se convirtió en una pesadilla: el viaducto estaba mejor defendido de lo que pensaban y su escuadrilla se vio acribillada por el fuego antiareo de los Flak alemanes.

Alcanzado y seriamente dañado durante el ataque, Ray Donahue comenzó el regreso a la base. Sin embargo durante el vuelo el motor del avión se inflamó y el caza empezó a perder potencia y altura. Donahue se vio obligado a amerizar frente a la costa del Cabo Corso. Al entrar en contacto con la superficie del mar el caza rebotó varias veces antes de detenerse y comenzar a hundirse. Peso a todo Donahue solo había sufrido quemaduras superficiales y pudó abandonar la cabina justo a tiempo antes de que su avión se hundiese.

Hoy en día los restos del P47 Miomo reposan a 19m de profundidad sobre una pradera de posidonia, la chapa del avión sigue reluciendo con el sol y el cristal de la cabina sigue intacto y abierto, como esperando a que un piloto vuelva a ponerse a sus mandos y hacer rugir su motor Pratt and Whitney de 2570CV.

2 comentarios en “El caza P-47 “Miomo””

    1. Buzos Ultramar

      Está en el norte de la isla de Córcega, en la costa oriental del Cabo corso frente a un pueblo llamado Erbalunga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »